Gobierno de Santa Fe

El equipo educativo del Etnográfico


                                                                  Los museos son parte, sin dudas, de la casa de sueños de la colectividad.

                               

                                                                                                                                                             Walter Benjamin

Los museos son espacios de cultura y encuentro. Ambientes propicios para el aprendizaje y el disfrute de todos los públicos. Involucran la curiosidad, la sorpresa, el descubrimiento, la observación, la conversación, todos los sentidos, la puesta en relación de ideas, imágenes y narrativas. Activan y recrean memorias, invitan a la construcción de otros futuros colectivos posibles.


De guías a mediadoras educativas


La palabra guía es parte de las prácticas tradicionales con las que se pensó el lugar de la educación en los museos: una voz autorizada, experta, para brindar información correcta sobre la exhibición y las colecciones. Nosotras preferimos definirnos como facilitadoras de experiencias, que trabajan desde el diálogo. Pensamos en la mediación como una oportunidad para construir puentes entre el patrimonio y los visitantes, sembrar preguntas, compartir conocimientos, y también dudas. A través de nuestras propuestas, trataremos de articular instancias experienciales, lúdicas, de percepción y apropiación estética y emocional de los distintos relatos que el museo pretende comunicar, asociando estas actividades al desarrollo de multiplicidad de ofertas que consideran la heterogeneidad y las distintas necesidades y posibilidades de los/las visitantes.

Apostamos a construir conexiones significativas entre visitantes y patrimonio, desde una perspectiva más compleja y rica que la mera enunciación de certezas. Nuestro compromiso como educadoras es no reproducir actitudes y prácticas sexistas, racistas y discriminatorias.

El museo Etnográfico y Colonial es una institución del Ministerio de Cultura que presta diversos servicios a la comunidad. Es un espacio dedicado a la difusión, educación, investigación y conservación de la cultura material que mediante la exhibición museográfica de sus colecciones, testimonia la presencia humana en nuestra región desde los tiempos más remotos, el contacto hispano-indígena y el período colonial temprano. Durante el año el museo recibe unos 20.000 visitantes, entre los cuales 12.000 son delegaciones escolares de 4to y 5to grado del nivel primario, principalmente

.


Los museos no siempre fueron espacios educativos. Marta Dujovne (1995) señala que tanto las escuelas como los museos constituyen dispositivos de la modernidad. Durante el siglo XIX y buena parte del XX -cuando el museo se consolida, afianza y expande-, la lógica institucional giró en torno a las colecciones, y la actividad principal de los museos era la conservación. El gran público era ajeno: los consideraba -y con razón- panteones de reliquias, incómodos, lejanos, solemnes y aburridos. La aristocracia y las clases burguesas, en cambio, los sentían espacios propios y no consideraban la necesidad de abrir sus colecciones fuera del selecto círculo de especialistas, coleccionistas y estudiosos. Las exposiciones tenían como función demostrar y difundir inventos y conocimientos, y producir un doble adiestramiento: del lenguaje y la mirada. Pues la exhibición es ante todo la de una experiencia o percepción del mundo como un orden de cosas desplegado ante la mirada soberana (moderna) del sujeto que lo contempla “a distancia” (González Stephan y Anderson: 2006,11). Hasta ese momento, la estética de los museos era muy barroca: se organizaban las salas con una gran variedad de objetos diversos, formando composiciones con un criterio decorativo que buscaba despertar la emoción y la sorpresa (Alderoqui: 37-38).

Los inicios de la Nueva museología


Finalizada la Segunda Guerra Mundial dio inicio la reconstrucción europea y en ese gran marco se produjo el afianzamiento y universalización de la llamada sociedad de consumo y de la civilización de masas, procesos que impactaron fuertemente en la forma de entender a los museos. Otro aspecto interesante del período es el desarrollo de las industrias culturales y del turismo, y los procesos de rescate de la identidad cultural, como correlato de la descolonización y la independencia política de muchos países.

En este contexto los museos se revelaban con nuevas potencialidades para el cambio social y emergían reconceptualizaciones sustanciales. La nueva museología proponía otras coordenadas para entender el museo y la museología. Si el museo tradicional tenía tres elementos constitutivos: un edificio (continente), una colección de objetos (contenido) y un público, la Nueva Museología viene a proponer un cambio de mirada. Involucra tanto a la estructura básica de la institución museal como a la relación que se construye entre el público (habitante y visitante), el entorno y el museo (Rivière, Hugues de Varine, Pierre Mayrand, Boylan, Peter Davis, Corsane, Bedekar, Su Donghai u Ohara, entre otros).